La Región de Liguria, Italia, visita Euskadi para conocer la herramienta de estratificación de riesgo.

//La Región de Liguria, Italia, visita Euskadi para conocer la herramienta de estratificación de riesgo.

La Región de Liguria, Italia, visita Euskadi para conocer la herramienta de estratificación de riesgo.

Esta colaboración ayudará en la transferencia del conocimiento sobre Buenas Prácticas en Envejecimiento Activo y Saludable.

twinning-liguiria-pais-vasco-buen-practica-estratificacionEuskadi fue nombrada de nuevo “Reference Site” a nivel europeo (región de referencia) en 2016. Un reconocimiento asignado por la Comisión Europea por implementar un enfoque integral e innovador para el envejecimiento activo y saludable. Como región de referencia ha asumido el compromiso de participar activamente en el proceso de despliegue y replicabilidad de las Buenas Prácticas.

En este marco, el País Vasco se ha comprometido a transferir el conocimiento y la experiencia de la estratificación de riesgo a otras regiones europeas. Esta colaboración se enmarca dentro de lo que la Comisión Europea ha denominado “Twinning(hermanamiento) entre regiones. Las tres regiones a las que se va a transferir la Buena Práctica son Liguria (Italia), Escocia y Nueva Aquitania (Francia).  

El 21 de marzo, una delegación del Departamento de Salud y Gobierno de Liguria visitará el Gobierno Vasco y la Dirección General de Osakidetza. La finalidad es conocer la estratificación poblacional en salud y analizar  las posibilidades de su transferibilidad a su Región.

La estratificación de riesgo poblacional comenzó como un proyecto de investigación en el 2009 y su implantación se dio en el 2011, dentro del marco de la estrategia para afrontar el reto de la cronicidad en Euskadi. La estratificación es una herramienta que ayuda a identificar personas con elevada probabilidad de requerir mayores servicios sanitarios en el futuro.

Se basa en datos y algoritmos registrados en los sistemas de información. Se puede aplicar a grupos amplios de población. Permite construir estrategias de abordaje proactivo (es decir, anticipándose a los acontecimientos). Tiene como finalidad evitar o disminuir la aparición de eventos adversos, tanto para la salud y como para la calidad de vida y optimizar la utilización de los recursos.

Desde su implantación, los profesionales sanitarios pueden identificar pacientes con mayor riesgo de empeorar. Ello posibilita el diseño de planes personalizados de cuidados adaptados al nivel de necesidad de los distintos grupos de personas.

Por |2017-03-27T16:21:47+00:0020 marzo 2017|